Destacados

Paraguay: Ley de Paridad Democrática fue aprobada por la Cámara de Senadores

“Somos la mitad, queremos paridad” es la campaña de un grupo de mujeres paraguayas que hace dos años gestiona la Ley de Paridad en el hermano país guaraní. Se denominan Grupo Impulsor de la Paridad Democrática (GIPD) y está formado por mujeres políticas de distintos partidos, organizaciones no gubernamentales e internacionales. Presentaron el proyecto de Ley de Paridad Democrática el 8 de marzo de 2016. Exactamente dos años después, empiezan a ver frutos de su trabajo. En el Día Internacional de la Mujer de 2018, la Cámara de Senadores aprobó el proyecto de Ley de Paridad. Ahora espera la aprobación de la Cámara de Diputados.

El proyecto de Ley de Paridad Democrática sostiene que sin la participación equitativa de hombres y mujeres en cargos de toma de decisión no hay democracia plena. Es así que el proyecto propone que las mujeres deben tener el 50% en las: candidaturas titulares de organizaciones políticas, cooperativas y sindicatos, cargos ministeriales, designaciones internacionales, contrataciones públicas, Corte Suprema de Justicia, Consejo de la Magistratura. Fue aprobado en su integridad con la corrección de que el 50% de mujeres en listas electorales se respetará en los comicios partidarios internos, y no así en las listas para elecciones nacionales, departamentales y municipales.

El trabajo ha sido arduo ya que en Paraguay está vigente una matriz cultural machista, como explica la Senadora Blanca Ovelar. Para ejemplificar, mencionó lo difícil que fue legislar el feminicidio. De hecho, la Ley de Paridad Democrática fue considerada como un atentado a la democracia, asociada al fascismo, tildada de inconstitucional por el Senador Fernando Silva Facetti. Así ocurrió en la sesión de debate de la mencionada ley en la Cámara de Senadores el 8 de marzo de 2018.  Pese a ello, la ley fue aprobada con 32 votos a favor, 6 en contra y 7 abstenciones. Otro de los obstáculos que enfrenta la aprobación de la ley es la oposición de organizaciones provida, quienes suponen que las leyes actuales reconocen el derecho de las mujeres a participar sin poner un límite en su número. 

Las leyes paraguayas reconocen a las mujeres el derecho a la participación política, concretamente con el derecho a votar –desde 1961, cuando Paraguay fue el último país de la región en aprobar el voto femenino- y postularse a cargos públicos. Según el Tribunal de Justicia Electoral, las mujeres son el 48,5% del electorado paraguayo y deben tener al menos el 20% de las candidaturas, según su ley de cuotas de 1996. Sin embargo, nunca han superado el 18% de mujeres electas en el parlamento, según el Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe de la CEPAL.

El Observatorio de Igualdad y No Discriminación, en su brazo de Participación Política de las Mujeres indica que las mujeres en cargos públicos tienen los siguientes porcentajes: 16,8% en el parlamento nacional, específicamente 20% en la Cámara de Senadores y 15% en la Cámara de diputados; 10% en las intendencias municipales, 21% en las concejalías municipales, 6% en gobernaciones, 10% en intendencias municipales y 21% en puestos municipales.

Las próximas elecciones en Paraguay están previstas para el 22 de abril de 2018. Elegirán presidente, vicepresidente, senadoras y senadores, diputadas y diputados, gobernadoras y gobernadores, juntas departamentales y miembros del Parlamento del Mercosur.