Destacados

TSE inicia un ciclo de talleres de fortalecimiento institucional en derechos políticos y enfoque de género

El Tribunal Supremo Electoral (TSE), en su calidad de máxima instancia del Órgano Electoral Plurinacional OEP, ha asumido como tarea primordial la profundización y fortalecimiento de la Democracia Paritaria y la complementariedad de mujeres y hombres, siendo que la normativa electoral establece como competencias del OEP contribuir  a la profundización de  la democracia intercultural y paritaria.

Es en este marco, que la Unidad de Género del TSE inició un ciclo de Talleres denominado “Fortalecimiento de capacidades en derechos políticos de las mujeres y el enfoque de género en el OEP”. Este 13 de julio arrancó este taller con el Tribunal Electoral Departamental (TED) de Oruro, mismo que tiene como objetivo central el integrar los principios de paridad democrática y el enfoque de género en el ámbito de las funciones públicas del OEP y así afianzar los compromisos de la legislación vigente.

Del evento participaron -aproximadamente- 30 servidores y servidoras públicos del TED Oruro, cuyo desarrollo se centró en  brindar información, reflexionar y sensibilizar sobre las desigualdades y brechas de género entre hombres mujeres, a partir de experiencias vivenciales y del ámbito político, dinámicas y plenarias grupales.

Dentro de otros contenidos se revisaron los conceptos de género, democracia paritaria e intercultural. También, se abordó el marco normativo favorable a los derechos de las mujeres y contra el acoso y la violencia política. Finalmente, se trabajó en mecanismos de inclusión del enfoque de género en el ámbito institucional y de sus funciones al interior del TED.

Contribuir a que el principio de la equidad de género y la paridad democrática e intercultural se observen, acompañen, implementen e institucionalicen en los procesos electorales, en la vida política y pública del país es una de las preocupaciones principales del TSE.  Es por ello que la Unidad de Género es una instancia que contribuye a la construcción de la cultura  democrática intercultural y  paritaria promoviendo, no solo  la equidad de género, sino la igualdad política entre mujeres y hombres.