Porcentaje de mujeres electas en la ALP

   
 

 


  

 

 


  

 

 


Análisis

Con datos por periodos electorales, en un seguimiento diacrónico, la trayectoria histórica de la representación política de las mujeres a la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP), muestra un cambio cuantitativo importante que supera la tradicional subrepresentación femenina. En la Cámara de Diputados/as se observa un proceso lento de incremento de la participación de las mujeres. De un 12% en 1997, se asciende a un 18% en el 2002, hasta llegar el 2009 a un 23%, a pesar de la disposición de la paridad en la LRET.  En las Elecciones Generales de 2014 se alcanza la histórica cifra paritaria del 50% de participación de mujeres. En la Cámara de senadores/as, de un importante ascenso del 4% en 1997 y en el 2005, se Incrementa al 44%, cifra que se reproduce en las Elecciones Generales del 2009, manteniendo el mismo porcentaje en el 2014.

En las Elecciones Generales  de 2014, del total de senadoras y senadores electos y electas, se presenta una relación que corresponde el 44% a mujeres  y el 56% a hombres.

En las Elecciones Generales del 2014, del total de autoridades electas Diputados y Diputadas, se registra paridad cuantitativa correspondiendo el 50% a mujeres electas como Diputadas. En relación a las diputadas electas en los escaños uninominales, lograron 31 de 63 (49,2%), en los escaños plurinominales alcanzaron 31 de 60 (51,7%), mientras que en los escaños especiales de las NPIOC lograron tres de siete (42,9%).  

En el registro histórico por gestión legislativa se muestra un ascenso en la participación como diputadas plurinominales, con un incremento importante como se describe: de 1997 a 2002 se tenía una participación del 17,7%; del 2002 al 2005 asciende al 27,4%; en la gestión 2005-2009 llega al 28,3%; del 2009-2014 se incrementa al 46,3%; y nuevamente aumenta al 52,5% en la gestión 2015 adelante.

La participación como diputadas plurinominales, históricamente fue superior como diputadas uninominales. En la categoría de uninominales se destaca un incremento de la gestión 1997-2002 a 2002-2005, para experimentar una caída en las dos gestiones siguientes.  

En el periodo 2009-2014, se observan cambios en las diputaciones plurinominales y uninominales, con un  efecto positivo en el 2009 en las candidaturas plurinominales y no así  en las uninominales que tuvo una baja participación femenina, con importantes diferencias de género. En las elecciones de 2014 se logra la paridad de género en las diputaciones plurinominales como las uninominales. El avance más importante se da en las diputaciones uninominales.

Compartir
« Volver